13 septiembre 2016

Mi Experiencia En La Tienda Nissarana De La CDMX

Este fin de semana pasado tuve chance de lanzarme al centro de la Ciudad de México después de laaaaargo rato de no poder darme una vueltecita por allá (creo que no iba desde que se llamaba D.F. jejeje). Ya no necesita ser quincena para que esté hasta el gorro la ciudad y las tiendas, no pude meterme a las que siempre suelo visitar porque estaba impasable. Como sea, iba con el objetivo de visitar la tienda Nissarana, de la que he oído muy buenos comentarios y tenía antojo mil de recorrer.

Les cuento que la tienda es grande, tiene dos pisos y es un paraíso de la cosmética, pero tristemente, la atención al cliente deja muuuuuuuucho que desear. Algunas de las empleadas están de malas y te arrebatan las cosas porque si escoges algo de una marca y luego de otra, una de ellas, con modales de celadora llega a ti de sorpresa y arrebatándote la canasta, mete mano en tus cosas y te las quita, dándote una ficha para que al final en la caja, la entregues y lo incluyan a tu compra. 

Ya que la multitud te da chance de ver los anaqueles, encuentras un hermoso paraíso de cosméticos, Bissú, City Color, Kejel Jabibe, Tngo, Jordana, y chorrocientas marcas que ni conocía. 

Los precios son decentes, en comparación con otros lugares, realmente sí haces un ahorrote, pero creo que los cosméticos han subido bastante de precio =(. La variedad es muy buena pero no lo suficiente, porque no encuentras muchos tonos de labiales ni cosillas por las cuales te lanzas hasta allá, pero bueno, le pongo un 8 en ese sentido.

Cuando ya escogiste toooodo lo que te gusta, tienes que ir a formarte, donde otro soldado mujer está diciéndote a gritos que te formes de un lado porque hay 2 filas, una para que te den el ticket con el total de tu compra y otro para pagar. Las 4 ó 5 cajas son atendidas por chavit@s que se la pasan en la pachanga, por lo que no está por demás que te fijes que no te cobren de más. 

Si no te pones buza, la gente se mete en tu fila y luego, ¡Se te ponen rudos! Por un momento me sentí en el mercado con las ofertas de tomates y no en una tienda de cosméticos, pero bueno, cuando sorteas ese peligroso cruce, pagas y llevas el ticket a la caja donde te hicieron tu cuenta y te entregan tus cositas. Te sientes feliz de que por fin después de 15 a 20 minutos haciendo fila (dependiendo la cantidad de gente que haya) sales con tu preciado tesoro, pero eso no es todo, en la puerta de salida, hay un señor pelón malencarado que te arrebata la bolsa y te pide tu ticket.

Tú que no quieres que ni tus sombras o polvos sean tocados por el viento, pues debes aguantarte porque ese señor le mete mano a todo sin ápice de cuidado, cuenta cada cosa que llevas y no queda satisfecho hasta que no revisó hasta la última bolsa de tu paquete, por lo que ahí ya haces otro ratito de fila y por ende, pierdes tiempo.

No todo es malo, si el peloncín encuentra anomalías en el ticket y en la cantidad de artículos que llevas, te notifica que te cobraron de más y llama a 4 empleados a que revisen la mercancía y te regresan la lana, lo cual te hace respirar con tranquilidad y no molestarte tanto de tener que hacer otra fila cuando ya pagaste tus cosas, todo sea por no ser timada.

La tienda me gusta, encuentras casi de todo y a precios padres, no tan wow como me hubiera gustado, pero vaya, es mucho mejor que mi tiendita Jordana donde todo me lo dan al doble del precio, y obvio, porque encuentro mucha más variedad en marcas que ya amo, hace calor y te sientes de repente como en un sauna.

Considera algunos detalles si quieres visitar la tienda y vives lejos como para ir cada 8 días:

  • Lleva suficiente dinero para traer lo más que puedas, obviamente, no hay dinero ni espacio suficiente para traerte todo lo que encuentras, pero lleva una lana considerable para que no tengas que regresar una semana después. 
  • Ve cómoda, haces fila larga 3 veces antes de respirar aire fresco.
  • Ve con la idea de que por algunas empleadas vas a ser tratada como si fueras a pedir limosna, jajaja, algunas son bastante malgeniudas, y ¡ve preparada para no permitir que lo hagan!.
  • Ve con tiempo suficiente porque pasarás mínimo una hora revisando todo.
  • Acumula toda la paciencia posible porque los anaqueles que precisamente quieres visitar, están hasta el tope de chavas y no te dejan acercarte ¡por nada!
  • Si puedes ir entre semana y muy temprano, creo que es más prudente porque de ese modo quiero imaginar que encuentras menos gente y la tienda puede ser para ti.
Me gustó mucho, aun cuando tuve algunos malos incidentes que oscurecieron la felicidad de mis compras, salí contenta porque encontré muchas cosas que quería probar y otras que andaba buscando y no hallaba por acá.

Ahí les dejo mi experiencia, espero que les sirva de algo, aquí también les paso la dirección, lo poco que por ahí había escuchado de la tienda no incluyó jamás el trato de las empleadas a los clientes, así que yo fui a ciegas, pero ya saben que a mí me gusta compartir con ustedes todo para que vayan preparadas y no dejen que nadie las ningunee ¿ok? Esas chicas están ahí para servirte y debes hacérselos saber, repórtalas si es necesario, no creo que al dueño (s) le convenga perder clientes por el mal genio de sus empleados. 

Ya les contaré poco a poco sobre lo que compré y les iré dando mi opinión como siempre para que se den su tour por el otrora "defectuoso". 

Correo Mayor #18
Col. Centro D.F. 
C.P. 06020 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...